Etiqueta: Escapada

Indispensables en Sevilla: El Real Alcázar

Sevilla es de esos destinos que se dejan conocer desde el primer momento y que no duda en dar lo mejor de sí a todo aquel que se anime a visitarla. Cuenta con un gran número de tesoros de bella factura como la Giralda, la Torre del Oro, la Plaza de España o el lugar del que os vamos a hablar en este artículo, el Real Alcázar, otro de los indispensables en nuestra visita a esta ciudad.

Así es el Real Alcázar

El Real Alcázar es un conjunto de diferentes palacios rodeado por una muralla cuyos orígenes se remontan a la Alta Edad Media. Siglos después, exactamente en el XIV, Pedro I el Cruel reedificó un antiguo edificio almohace para habilitarlo como residencia real. Un detalle importante sobre su arquitectura es que cuenta con pinceladas de muchas épocas diferentes aunque sobre todo domine el estilo mudéjar y también el renacentista.

patio Real Alcazar

Se encuentra en pleno centro de la ciudad y puede presumir de ser uno de los palacios más antiguos del mundo y por el que han pasado diferentes etapas de importancia en tiempo. Desde finales del siglo XI hasta nuestros días, este palacio ha convivido muchas de las diferentes culturas que han pasado por la ciudad, siendo un fiel testigo de la historia y haciendo que sea uno de los lugares de obligada visita en la ciudad.

Este palacio-fortaleza fue construido en el siglo III por orden de Abd Al Raman y está formado por un gran número de salas con una ornamentación muy cuidada con artesonados, yeserías y alicatados que combinan perfectamente con los preciosos jardines y el agua, haciendo un conjunto arquitectónico que impresiona desde el primer momento.

Detalles, detalles, detalles…

Dentro de este palacio destacan el Patio de las Muñecas, el cual cuenta con una curiosa colección de capiteles o el famoso Patio de las Doncellas, repleto de zócalos de azulejo.

Con las aportaciones renacentistas en cuanto a su arquitectura se aumentó la belleza de esta construcción repleto de preciosas zonas como los Salones de Carlos V, dónde destaca sobre todo su bonito estilo renacentista. Tampoco podemos olvidarnos de otras zonas de visita obligada como los salones interiores, repletos de fastuosos tapices que nos cuentan la conquista de Túnez por Carlos V.

detalles Real Alcazar

De visita obligada también son el conocido altar de azulejos de Francisco Niculoso Pisano, del año 1504, o también el precioso retablo pictórico dedicado a la Virgen de los Navegantes que hay en el Cuarto del Almirante.

Las aportaciones arquitectónicas no solo se quedan en el estilo mudéjar o renacentista sino que más próximo en el tiempo, exactamente en el siglo XIX, también dejaron su sello, con diferentes reformas, aportando mobiliario, tapices, pinturas y lámparas de cristal de la Granja.

Información general

Si quieres visitar el Real Alcázar recuerda que abre todos los días entre las 09:00h y las 17:00h. Ofrece la opción de visitar el Cuarto Real Alto, en horario de 10:00h a 13:30h.

El precio general es de 9,50€ e incluye visita al Antiquarium. La audioguía tiene un precio de 5€ y el precio de jubilados y estudiantes hasta 25 años (bajo acreditación) será de 2€. Los menores de 16 años, nacidos y residentes en Sevilla capital y discapacitados tendrán la entrada gratuita los lunes de 16:00h a 17:00h.

Bilbao en 2 días

Bilbao es una de las ciudades más importantes no solo del norte de España sino de todo el país. Con un pasado eminentemente industrial, hoy se erige como una ciudad de servicios y eminentemente turística que consigue cautivar a miles de viajeros todos los años, quienes pueden disfrutar en este rincón de un gran número de propuestas para todos los gustos.

¿Qué ver en Bilbao en 2 días?

A pesar de que es una gran ciudad no es una urbe tan extensa como pueden ser Madrid o Barcelona, por lo que podremos conocer muchos rincones de la ciudad en tan solo 48 horas. Una de las mejores ideas, como sucede en casi todos los destinos, es comenzar la visita desde el Ayuntamiento y conocer esta zona y calles aledañas.

Bilbao en 2 dias

A veces, y aunque se tenga el tiempo justo, es buena idea  olvidarse de los mapas y las guías turísticas y moverse un poco a la aventura, algo que se puede hacer tranquilamente en esta ciudad y será especialmente provechoso por esta zona en la que nos encontramos ahora, ya que está llena de rincones históricos y calles peatonales.

Seguro que os sorprenderéis mientras camináis por sus callejuelas empedradas para vivir en primera persona el carácter del Bilbao de toda la vida. Encontraremos pequeñas plazuelas, muchos comercios, talleres de artesanía y preciosos monumentos que harán de esta zona de la ciudad una de las que más recordaremos.

Siempre habrá tiempo para un pincho…

Si hay algo que hay que hacer cuando se está en Bilbao es irse de pintxos (pinchos) y uno de los mejores lugares para hacerlo es la Plaza Nueva, donde encontraremos infinidad de bares con barras repletas de pequeñas tentaciones que, sin duda, nos dejarán un excelente sabor de boca.

También debemos visitar otros rincones como el parque urbano de Doña Casilda Iturrizar, el Palacio de Congresos, el Museo de Bellas Artes, la zona del Ensanche para irnos de compras, pasear por el Campo Volantín o el Paseo Ubiritarte son otras alternativas que nos permitirán conocer este destino.

Disfrutar del Funicular de Artxanda, otra de las atracciones que no hay que dejar de visitar porque nos proporcionará unas de las mejores vistas del skyline de la ciudad, así que no hay que olvidarse de llevar la cámara de fotos o la de vídeo, porque seguro que querréis recordar vuestro paso por la ciudad.

El ícono de la ciudad, una visita obligatoria.

Uno de los símbolos de Bilbao para el mundo es el Museo Guggenheim, uno de los clásicos de la ciudad. Una construcción muy original diseñada por el arquitecto Frank Ghery y que cuenta con una agenda de actos increíble, con exposiciones permanentes e itinerantes que sorprenderán a todo el mundo.

conocer Bilbao

Si hablamos de sorpresas, no podemos irnos del Guggenheim sin conocer a Puppy, el perro de 12 metros de altura que hay fuera del museo y donde muchas prácticamente todo el mundo quiere llevarse un recuerdo en forma de foto.

 

Si se prefiere, siempre se puede tomar el bus turístico y bajarte en cualquiera de sus quince paradas, las cuales te llevarán a conocer los rincones más destacados de la ciudad y harán la movilización entre ellos muy fácil y rápida. ¿Aún eres de las personas que no conocen Bilbao? Pues con un fin de semana tiene suficiente para resolver esto.

Razones para visitar Granada

Como viajeros, cuando tenemos pensado visitar un destino, lo lógico es informarse sobre lo que podemos encontrar y después decidir sobre uno u otro destino que tengamos en mente. Si aún no conoces ésta ciudad y quieres tener una idea de lo que te vas a encontrar, en este artículo te lo vamos a concentrar, para que conozcas las muchas razones del por qué deberías visitar Granada.

¿Por qué deberías visitar Granada?

Vale, la Alhambra es un clásico sí, pero por mucho que te hayan hablado de ella y hayas visto fotos y vídeos, nunca será lo mismo que vivir la experiencia en primera persona. Respirar los aromas del naranjo mientras escuchas de fondo el ruido del agua de las fuentes. ¡Es como un viaje en el tiempo!

Visitar GranadaOtro clásico de este destino es subir al Mirador de San Nicolás en cualquier momento, pero mucho mejor antes de la puesta del sol, donde disfrutarás de estupendas vistas de la Alhambra y Sierra Nevada de fondo. Eso sí, hay que hacer un pequeño esfuerzo para llegar arriba.

Experiencias únicas…

Aquí puedes dormir en una cueva, sí sí…en serio, puedes hacerlo en el barrio del Sacromonte, una estupenda alternativa a los muchos hoteles con los que cuenta Granada que, además te da la oportunidad de vivir a profundidad uno de los barrios más originales del mundo. El Sacromonte es un lugar como pocos, hay que vivirlo para entenderlo, así que no olvidéis caminar mucho por aquí y entrar a su museo para que entendáis a qué nos referimos. 

Otra actividad indispensable es visitar uno de los baños árabes, el más popular y recomendado es el Bañuelo de Granada, construido en el siglo XI y muy bien conservado. Otra alternativa es ir al Hamman Al Ándalus Granada, donde después de un día de visitas y de caminar de un lado a otro obtendrás el relax y descanso que mereces.

La comida…

La gastronomía es otra de las razones para visitar un destino, en el caso de Granada te sorprenderás porque en la mayoría de locales, con cada consumición hay una tapa gratuita y no una pequeña, cabe destacar. De esta forma podrás disfrutar con la familia, la pareja o los amigos y pasar un buen rato. Y si vas solo, no te preocupes, aquí pronto harás amigos, la hospitalidad y cercanía de los granadinos es legendaria.

Tomarse un té en la calle de las Teterías servirá para relajarse un poco de las visitas del día y si los monumentos no te lo habían dejado claro, terminarás de entender la herencia que esta ciudad conserva de sus pobladores musulmanes. Es un pedacito de la gastronomía árabe en España.

Los paisajes…

Con las pilas recargadas por la comida o el té,  ahora también puedes vivir Vista Granadaexperiencias únicas como dar un paseo por los Jardines del Generalife, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, al igual que la Alhambra. O acercarte a otros rincones por los que pasear y conocer este destino como el Paseo de los Tristes,  caminar por el barrio del Albayzin,  aquí están los mejores lugares para sacar fotos con la Alhambra como fondo.

Otra de las razones por las cuales visitar Granada es por su gran oferta de ocio, donde destaca sobre todo la posibilidad de esquiar a tan solo 30 minutos de la ciudad y descubrir una de las mejores estaciones de esquí de Europa.

Como verás, son muchas las razones por las cuales visitar Granada, ideal para todo el mundo y para visitar en cualquier momento del año. ¿Cuál es tu excusa para no visitar este destino?

Barcelona en 24 horas

Barcelona es un destino que se deja conocer en cualquier momento del año y siempre nos mostrará su mejor cara. Gracias a su estupendo clima y al abanico de opciones que ofrece a todos los visitantes, no es de extrañar que cada año sea visitada por millones de personas. Muchas de ellas con el tiempo suficiente como para disfrutarla durante unos días, pero hagamos lo posible para conocer Barcelona en 24 horas si esto es todo lo que tienes!

Barcelona en 24 horas

Obviamente, no es lo mismo tener varios días que tan solo 24 horas, por lo que habrá que prescindir de visitar algunos rincones, pero no demasiados. Esto es posible gracias al efectivo y rápido transporte público, el cual nos permitirá movernos de un lado a otro de la ciudad en menos tiempo del que imaginamos.

Podemos hacerlo fácil, es decir, subirnos al bus turístico y parar en los rincones que nos ofrecen sus rutas, que no es una mala idea pero a veces el autobús está masificado y nos interesa estar un poco más relajados.

Os recomendamos comenzar por una zona céntrica para movernos en metro o bus por toda la ciudad. La visita a la Sagrada Familia es algo indispensable, sobre todo si nunca has venido a la ciudad condal.

Por la zona del famoso Paseo de Gracia en L’Eixample barcelonés  encontrarás rincones de visita obligad como puede ser la Plaza Cataluña, la Casa Batlló o La Pedrera. Otras opciones pueden ser visitar el Barrio Gótico, una zonas que tienen un encanto único, mucha historia  y que en muchas ocasiones no se encuentran dentro de los circuitos turísticos ya que hay que hacerla a pie.

Las Ramblas es otro de los must de la ciudad, donde se respira un ambiente vibrante, al igual que dentro del Mercado de La Boquería, donde poder hacer compras o incluso degustar lo mejor de la gastronomía catalana.

Más hacia abajo llegaremos a la zona del puerto deportivo donde la estatua de Colón nos saluda desde las alturas.

Dependiendo de si tenemos mucho tiempo o andamos muy justos podemos aconsejaros una visita al Museo de Arte Contemporáneo o hacer una escapada al Parque de la Ciudadela, Montjuic, su zoológico o incluso acercarse a la famosa Barceloneta y tomar el sol.

Puede parecer que 24 horas no son suficientes como para conocer un destino pero la buena comunicación del transporte urbano de Barcelona nos permitirá visitar, y con tiempo, algunos de los grandes símbolos de esta ciudad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies